Saltear al contenido principal

¿Buscas un abogado laboral en Madrid?

Abogados laborales en Madrid, todo lo que debes saber.

Los mejores abogados laboralistas en Madrid

El derecho laboral es mucho más amplio que lo que hemos señalado. Sin embargo, contamos con el mejor equipo de profesionales en Madrid, por lo que no dude en contactarnos para conocer su situación y ofrecerle la mejor solución.

En todo caso, es de recordar que las relaciones laborales generan constantes fricciones, por lo que nada mejor que contar con un profesional, siempre presente, que evite conflictos a gran escala, los cuales pueden implicar pérdidas económicas y de tiempo. En consecuencia, no dude en contactarnos para que siempre cuente con la mejor asesoría.

Por su amplitud y particularidades, sin dudas el derecho laboral suele ser una de las ramas jurídicas más complejas en Madrid. Así, tanto la empresa como el trabajador, deben afrontar una serie de normas y procedimientos que están en constante evolución y que se inician desde el momento mismo en que comienza la relación laboral. 

Pero exactamente, ¿qué hace un abogado laboral en Madrid? La respuesta a esta interrogante dependerá de a quien represente el letrado. En este sentido, existen una serie de derechos y obligaciones que afectan el vínculo entre trabajadores, empresa y Estado, el cual interviene como un regulador de la relación de trabajo. Por lo tanto, el abogado laboral será el llamado a dirimir cualquier tipo de controversia que surja en esta relación, pero veamos con detalle cuáles son estas funciones.

¿Qué hace un licenciado en derecho laboral?

El derecho laboral se compone de diferentes aspectos, desde la constitución de la relación laboral propiamente dicha, hasta la terminación de la misma. Pero esto va mucho más allá, pues el letrado en materia laboral también debe ser conocedor de la normativa sobre negociación colectiva, así como normas de seguridad, higiene y medio ambiente en el recinto de trabajo.

Inicio de la relación laboral: el contrato de trabajo en Madrid

En principio, toda relación laboral se inicia por un contrato, en el cual una parte, llamada trabajador, se compromete a prestar sus servicios a otro, a cambio de una remuneración, asumiendo así el deber de cumplir con las órdenes que le sean dictadas. Por otro lado, la empresa se compromete a pagar una remuneración en dinero al trabajador y a mantener determinadas condiciones de seguridad, higiene y ergonomía hacia dicha persona que contrata. 

Ahora bien, el Estado pasa a ser una parte de esta relación, pues si bien existe bastante libertad en las condiciones que pueden pactar la empresa y el trabajador, lo cierto es que existe un mínimo de condiciones que no pueden ser infringidas. Tales condiciones vienen a estar establecida en la propia Ley, siendo el Estado quien vele y garantice por su cumplimiento. 

¿Debe intervenir un abogado laboral en este contrato?

La respuesta es que sí. Al respecto, es de recordar que este contrato inicial debe procurar contener todo lo concerniente a cómo será ejecutado el trabajo, lo cual abarca el horario, la remuneración, obligaciones de cada parte, vacaciones y cualquier otro tipo de bonificación o pago extraordinario.

En todo caso, un abogado experto en la materia debe ser quien elabore y revise este contrato previo a su suscripción. Ello, con miras a evitar situaciones contrarias a la Ley, que puede generar multas o sanciones hacia la empresa, o daños a la esfera jurídica del trabajador. 

La terminación de la relación laboral. Mira cómo funciona el despido y los tipos de despido en Madrid

En todo el territorio español se ha ido evolucionando hacia una menor intervención estadal, con la consecuente libertad para que la empresa pueda dar por terminada la relación laboral, sin necesidad de autorización alguna. Sin embargo, el hecho de que no exista necesidad de una autorización, no implica que la empresa pueda despedir discrecionalmente al trabajador sin razón alguna.

Por este motivo, la empresa debe ajustarse a las posibilidades que establece la Ley y solo podrá dar por terminada la relación laboral cuando exista una causal que así se lo autorice. Así, dependiendo del tipo de causal o razón a la que se acuda, estaremos frente a un tipo específico de despido.

Despido Objetivo

La empresa puede acudir a esta forma de despido alegando razones de producción, técnicas o económicas. Ahora bien, cada una de estas razones encuentra su desarrollo en la Ley y obedecen a situaciones demostrables con hechos objetivos, como razones de productividad, organización o técnico-económicas, debidamente probadas. 

Esta forma de despido es una de las más comunes que podemos encontrar en la actualidad. Sin embargo, si no se realiza de la forma correcta, puede generar la nulidad o improcedencia del despido. ¿Quieres saber más sobre estos requisitos?, no dudes en contactarnos para evaluar tu situación. Con independencia de si se trata de un trabajador o empresa, estamos en la disposición de evaluar tu caso particular. 

Despido Disciplinario

A diferencia del supuesto anterior, este tipo de despido implica una conducta de parte del trabajador. Es de destacar que esta forma de despido no da acceso al trabajador a la prestación por desempleo o paro, por lo que se exige que la empresa pruebe que la conducta del trabajador, por la cual se le despide, efectivamente se ajuste a los requisitos establecidos en la ley. 

Entre estas conductas, y solo a título referencial, podemos mencionar la transgresión de la buena fe contractual, la falta de respeto al empleador o sus representantes, la falta de probidad o la disminución continuada y voluntaria en el rendimiento, entre varias otras. En todo caso, si la empresa no logra demostrar ninguna de estas conductas, entonces el trabajador podrá recurrir del referido despido.

Despido Colectivo

Es el tipo de despido más complejo, pues implica cumplir con una serie de razones técnicas que reúnen a una cantidad de trabajadores a ser despedidos, de forma conjunta, a condiciones especiales. Entre tales condiciones resaltan situaciones técnicas, operativas o económicas. De igual manera, puede implicar la intervención de la representación de los trabajadores. 

Si quiere más información sobre este particular, no dude en contactarnos. 

¿Cuándo ocurre el despido nulo o improcedente?

Aunque en ocasiones escuchamos sobre el despido nulo o despido improcedente, en realidad no se trata de formas de despido. El despido se hace improcedente o nulo cuando no se cumplen con las causales para realizar el despido que establece la Ley. En tales casos, la terminación unilateral de la relación laboral puede desaparecer o generar una serie de indemnizaciones especiales en favor del trabajador.

Si es una empresa y quiere evitar este tipo de indemnizaciones o si eres un trabajador y crees que se pudo cometer un atropello de tus derechos, no dudes en contactarnos para evaluar tu situación particular. 

Los arbitrajes o juicios laborales

En el caso del derecho laboral, las controversias pueden ser resueltas por la vía del arbitraje. Esto supone acudir a un centro especializado y creado con los fines de conocer de la terminación de las relaciones laborales, cuyas decisiones buscan dar por acabadas las controversias. Este procedimiento debe realizarse con el debido asesoramiento de un abogado, para evitar resoluciones negativas. 

El juicio laboral es una etapa superior, en la cual se acude ante un juez quien, en definitiva, resuelva la controversia. 

A su vez, el acudir a una u otra vía dependerá de cada supuesto particular y del tipo de reclamación que se realice.

Contacta con nuestro equipo de laboral
Volver arriba
Abrir chat