Saltear al contenido principal
incapacidades madrid

Abogado Incapacidades en Madrid

La mejor asesoría de abogados Madrid

Nadie está a salvo de sufrir un accidente o padecer de alguna enfermedad. Lamentablemente, existen muchos casos en los cuales estos eventos impiden a quienes las padecen a continuar su vida laboral con normalidad e incluso se los impide por completo.

Ante estas situaciones, que podrían generar exclusión o desigualdad, estas personas tienen derecho a una prestación. Por su parte, para acceder ellas se recomienda contar con abogados que lo asesoren en cada paso.

¿Qué es una incapacidad laboral?

Lo primero que debemos tener claro es el concepto de incapacidad laboral. Así, nos encontramos frente a una incapacidad laboral cuando una persona no puede continuar realizando sus actividades o funciones habituales, propias de su puesto de trabajo. Esta condición, puede derivarse de un accidente laboral, por el padecimiento de una enfermedad o por la ocurrencia de un accidente no laboral.

Ante este lamentable hecho, esta persona está en todo su derecho de solicitar una prestación por incapacidad laboral. Pero, para recibirla se deben cumplir con algunos requisitos y procedimientos que pueden resultar algo difíciles. Es por ello que siempre se recomienda acudir a un abogado experto en la materia para que lo asesore y represente.

En principio, la total imposibilidad de trabajar o el no poder hacerlo, del mismo modo en que solía previo al accidente o enfermedad incapacitante, determinará si existe o no un derecho a reclamar una prestación por incapacidad.

¿Cuántos tipos de incapacidades existen?

Ahora bien, es importante distinguir los tipos de incapacidades laborales que se pueden sufrir. Esto determinará el tipo de prestación a la que puede acceder. En todo caso, para la definición de este aspecto acuda a su abogado especializado en materia de incapacidades y seguridad social.

En todo caso, básicamente podemos dividir las incapacidades laborales en temporales y permanente. Tal como sus nombres lo indican, vienen a diferenciarse por su duración. Por su parte, dentro de las incapacidades permanentes, se distinguen subtipos, atendiendo a su grado de gravedad, a saber, parciales, totales o absolutas.

Incapacidades Temporales

Las conocemos generalmente como baja médica, pueden tener su causa en un accidente laboral o no, o en una enfermedad común o profesional. En estos casos, la persona se ve impedida de trabajar por un período  determinado o determinable. En este tiempo, se entiende que el  contrato de trabajo queda suspendido.

En este punto, se debe indicar que para ser considerada una incapacidad temporal, la duración máxima es de 12 meses, prorrogable por otros 6 meses. Una vez finalizado este tiempo, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) valorará si el caso en realidad se trata de una incapacidad permanente o puede presumir el alta médica.

Mientras el trabajador se encuentre en esta condición, tiene derecho a asistencia sanitaria y a una prestación. Esta última, puede ser del 60% o 75% de la base reguladora para contingencias profesionales.

Incapacidades Permanentes

Frente al escenario anterior, encontramos a las incapacidades permanentes según las cuales, una persona que ha estado bajo tratamiento médico recomendado para su padecimiento, continúa presentando disminución fisiológica o funcional. Esto le impide desarrollar sus actividades laborales con normalidad.

En este sentido, la prestación que le corresponde a la persona afectada tiene la finalidad de cubrir la pérdida de los conceptos salariales o profesionales que sufre. Esto es así, porque la enfermedad o accidente le imposibilitan trabajar de forma definitiva o al menos eso es lo que se presume.

Como ya señaláramos, en el caso de las incapacidades permanentes, existen diferentes grados que atienden a los niveles de reducción de las capacidades de la persona para desempeñar su trabajo. Estos grados pueden revertirse o cambiarse tras una evaluación.

Incapacidad Permanente Parcial

Si ha sufrido un accidente o enfermedad que ha generado una disminución de su rendimiento de trabajo en una proporción no inferior al 33%, este será el tipo de incapacidad permanente que le reconocerá la Seguridad Social.

En estos casos, la incapacidad no impide llevar a cabo las tareas fundamentales de la profesión habitual. Por tanto, la indemnización a percibir, consiste en un pago único igual a 24 mensualidades de la base reguladora.

 Incapacidad Permanente Total

Este grado de incapacidad indica que el trabajador, no podrá desarrollar las tareas normales de su profesión, pero pudiera realizar otras distintas. En estos casos, recibirá una pensión vitalicia calculada en el 55% de la base reguladora. Es de destacar que si esta incapacidad deriva de un accidente de trabajo o enfermedad profesional, se calculará sobre salarios reales.

Incapacidad Permanente Absoluta

El trabajador se ve inhabilitado para desempeñar cualquier profesión u oficio, aunque podría desarrollar actividades compatibles con su estado. La prestación en estos escenarios consiste en una pensión vitalicia del 100% de su base reguladora.

Gran Invalidez

Para aquellas personas incapacitadas permanentemente, que además requieren de la asistencia de un cuidador para poder llevar a cabo sus actividades cotidianas porque no se valen por sí mismas, se establece un complemento. Este consiste en un aumento de la prestación con una ayuda económica de un 45% del salario mínimo interprofesional.

Abogado experto en incapacidades en Madrid

Visto lo anterior, podemos deducir que solicitar estas prestaciones, no es tarea sencilla, la misma deberá estar cargada de medios probatorios y además hay que conocer la terminología asociada. Por ello, se recomienda que dicha solicitud sea asesorada y hasta presentada por un abogado experto en la materia. De esta manera se asegura de recibir esa ayuda económica que tanto necesita.

Su abogado, podrá llevar adelante este procedimiento complejo, de forma profesional lo que a la larga podría significar conseguir el reconocimiento de la incapacidad permanente y la consecuente percepción de la prestación que corresponda.

Además, en caso de negativa por parte de la administración, su abogado podrá iniciar todas las vías legales disponibles, tanto en sede administrativa como judicial, para que le reconozcan su derecho a indemnización o prestación. No dude en contactarnos, contamos con un excelente equipo de profesionales cualificados y con sobrada experiencia.

Contacta con nuestro equipo de laboral
Volver arriba
Abrir chat