Saltear al contenido principal

Abogado Alquiler/Arrendamientos en Madrid

Asesoría para asuntos de alquileres y arrendamientos en Madrid

Abogado Alquiler/Arrendamientos en Madrid

El arrendamiento tiene una serie de ventajas para quien arrienda, comenzando en que no es necesario disponer de ahorros para comprar una vivienda, sino que solo se debe pagar el valor acordado mensual. De igual manera, no se incurre en el pago de impuestos y los gastos de mantenimiento suelen estar a cargo del dueño.

Ahora bien, siempre será recomendable para las dos partes tener un contrato redactado por un abogado especializado en arrendamientos, quien pueda atender las necesidades legales específicas que se originen de ese hecho.

¿Qué es un contrato de arrendamiento?

Un contrato de arrendamiento es un acuerdo que es establecido entre las dos partes que intervienen; a saber, el arrendatario quien ocupará la vivienda y el arrendador. Así, es el propietario (arrendador) quien otorga el uso y disfrute de la vivienda por un tiempo determinado, estableciendo el pago de una renta que es acordada entre las partes. La forma de realizar el pago de la renta y el tiempo del arrendamiento, deben ser establecidos en el contrato.

En el contrato se establece también la fianza a pagar por adelantado, y que cubre cualquier daño que se le pueda ocasionar a la vivienda, teniendo en cuenta que, si esta es entregada en buenas condiciones, el dinero será devuelto sin problemas.

Además, en el contrato se obliga al arrendatario a devolver la vivienda cuando este finalice, en las mismas condiciones en la que la recibió. Así, el contrato es un documento que sirve como prueba si se llega a presentar algún tipo de inconveniente durante el tiempo que dure el arrendamiento.

¿Qué se necesita para un contrato de alquiler?

Los documentos que son necesarios para realizar el alquiler de una vivienda o de un local comercial son los siguientes:

Datos identificatorios

El arrendatario debe poder comprobar que recibe ingresos fijos todos los meses, que le permitan cubrir el costo del alquiler, además de sus necesidades básicas. El comprobante que por lo general se exige es el último recibo de nómina, que debe estar firmado y sellado por la empresa o por el empleador.

En algunos casos es necesario adjuntar avales o hacer depósitos adelantados para poder realizar el contrato de alquiler. También se debe presentar el Documento Nacional de Identidad (DNI) o la tarjeta de extranjero y el número de identidad de extranjero (NIE). 

En el caso de ser estudiante es necesario presentar una carta del centro donde se está estudiando, en la que se certifique que tiene los recursos necesarios para hacer el pago del alquiler.

Fianza arrendaticia y la Agencia de Vivienda Social

La Fianza Arrendaticia consiste en una garantía que debe entregar el arrendatario al arrendador, que tiene la finalidad de garantizar que se van a cumplir con las condiciones que ambas partes han establecido en el contrato de arrendamiento.

Este depósito de fianzas de arrendamientos tiene un carácter obligatorio para el arrendador, además de que no genera intereses. En los tres primeros años del contrato de arrendamiento, la fianza no se encuentra sujeta a actualizaciones. No obstante, al cumplirse este plazo, la fianza se podrá actualizar según lo que hayan establecido las dos partes en el contrato, y si no hay nada establecido, cuando se actualice la renta.

En cuanto a la devolución del monto de la fianza por el arrendador, esta debe de efectuarse en el plazo de un mes, contado a partir de la finalización del contrato de arrendamiento y de haberse efectuado la entrega de las llaves. 

Por su parte, el depósito de la fianza debe ser realizado por los arrendadores en la Comunidad de Madrid, en la sede de la Agencia de Vivienda Social, antiguo IVIMA, que es quien se encarga de intermediar entre arrendatarios y arrendadores.

¿Qué es el Plan Alquila de la Comunidad de Madrid?

El Plan Alquila consiste en un servicio de gestión del alquiler, que actúa como intermediario entre el arrendador y el arrendatario. Este servicio establece medidas que están destinadas a otorgar mayores garantías a ambas partes en el acto de arrendamiento, que son necesarias para promover y estimular la oferta en el mercado inmobiliario de viviendas para arrendar.

Problemas relacionados con la ocupación y el desahucio

Las personas que viven de forma legal en sus residencias se encuentran con problemas de diferentes tipos cuando hay ocupantes ilegales, comenzando por la conflictividad vecinal que se genera. También pueden surgir problemas de insalubridad por acumulación de desechos, actos de vandalismo contra autos y viviendas, ruidos y determinados perjuicios económicos.

También se encuentran los problemas ocasionados por los arrendatarios que dejan de cumplir con el pago de sus cuotas, y no quieren desocupar la vivienda después de cierto tiempo. Para estos casos existe la figura del desahucio y sus diferentes modalidades, siendo este un procedimiento muy desagradable para las dos partes.

El objetivo del desahucio es poder recuperar la posesión del inmueble por el legítimo dueño. Con el desahucio se realizan, por lo general, dos tareas: hacer el cobro de las rentas vencidas, de ser el caso, y la otra es que, a través de un abogado, se inicie un proceso jurisdiccional para desalojar la vivienda. 

Es recomendable acudir a los servicios de un profesional, que pueda prestar la debida asesoría, y no incurrir en otro tipo de soluciones. Tampoco es recomendable tomar acciones de desalojo por cuenta propia, ya que tales conductas son penadas por la ley.

 

Contacta con nuestro equipo
Volver arriba
Abrir chat