Saltear al contenido principal
qué son cláusulas abusivas

Abogado hipotecas y cláusulas abusivas en Madrid

La mejor asesoría de abogados Madrid

¿Por qué acudir a un abogado que revise las condiciones de una hipoteca?

Pocas inversiones son tan significativas a nivel económico y emocional, como la compra de una vivienda. Esta adquisición representa mucho trabajo y sacrificios, además de la búsqueda de financiamiento que, por lo general, implica un préstamo con garantía hipotecaria.

Sin embargo, este importante paso debe ser tomado con mucha precaución, pues asumir obligaciones con un banco, sin ser asesorado por un abogado, puede significar someterse a condiciones perjudiciales.

¿En qué consiste una hipoteca?

De manera preliminar, podemos señalar que una hipoteca es una garantía que recae sobre un bien inmueble, con el objeto de asegurar el cumplimiento de una obligación principal. Es decir, una vez que una entidad financiera otorga un crédito para comprar una vivienda, se debe constituir una hipoteca sobre el inmueble adquirido. Esto le garantiza al banco, que le será devuelto el capital prestado y los intereses (obligación principal).

En caso de que no se cumpla con el pago del crédito y sus intereses, según lo pactado, el banco tendrá derecho a ejecutar la hipoteca, a través de un procedimiento judicial. De este modo, el plazo para pagar la obligación será declarado vencido, dando paso a una subasta judicial donde se procederá a la venta del inmueble, con lo que el banco se cobrará.

Ventajas de contar con un abogado en hipotecas y cláusulas abusivas

Teniendo en consideración la envergadura de este tipo de contratos, es aconsejable contar con el apoyo legal en todo momento. Así que, desde el momento en el que se enfrenta al contrato hipotecario, su abogado podrá determinar la existencia de los elementos esenciales del mismo.

Estos elementos, tales como el capital, el interés y el tipo de interés, el plazo y forma de pago, deben estar siempre presentes y claramente establecidos en el documento que se firme.

Lo anterior es de suma importancia, porque la historia ha demostrado que la inexperiencia de los clientes, la casi imposibilidad de negociar el contenido de los contratos hipotecarios, además del uso de métodos complejos para explicar detalles relevantes del préstamo, pueden generar abusos por parte de la entidad financiera.

Para evitar estas prácticas, se ha calificado al deudor hipotecario como un consumidor, siendo aplicables la normativa y los procedimientos de protección a los consumidores. En este sentido, el banco se encuentra obligado legalmente a no imponer cláusulas abusivas, debiendo ofrecer al cliente, información completa, clara y entendible.

Sólo un abogado experimentado, podrá asesorarlo y orientarlo para que la entidad financiera cumpla con esta obligación.

¿Cuándo se considera una cláusula abusiva?

Los contratos hipotecarios preparados por los bancos, a pesar de su poca probabilidad de negociación, deben regirse por la buena fe y el equilibrio en las prestaciones. Por ello, serán consideradas abusivas aquellas condiciones establecidas por una de las partes en el contrato de préstamo hipotecario, que trasgredan la buena fe, generando desequilibrio en los derechos y obligaciones asumidos, en perjuicio del consumidor.

¿Cuáles son las cláusulas abusivas más destacadas en Madrid?

Lamentablemente la práctica de las entidades financieras españolas, ha sido la de incluir estas cláusulas en sus contratos hipotecarios. Esto es así, a pesar de que los tribunales han calificado como abusivas a muchas de ellas.

A continuación, les presentamos las más comunes. En todo caso, su abogado experto en hipotecas y cláusulas abusivas en Madrid, podrá detectarlas con facilidad.

Cláusula suelo

Cuando nos encontramos frente a hipotecas de interés variable, la entidad financiera realiza su cálculo mediante un índice de referencia. Así, cuando el índice aumenta, también se incrementa la cuota mensual que el cliente debe pagar al banco, pero si disminuye lo mismo debería suceder con la cuota.

No obstante, los bancos incluyeron en sus contratos una cláusula según la cual se establecía un mínimo de interés, de manera que si bajaba el indicador, no se aplicaría esa disminución por lo que la cuota del cliente no bajaba.

En el año 2013, los tribunales estimaron que se encontraban frente a una cláusula abusiva, porque no se le explicó con claridad al consumidor, los efectos jurídicos y económicos de dicha disposición. Esto significó la posibilidad de reclamar por vía judicial, para recuperar el dinero que se pagó de más.

Cláusula de vencimiento anticipado

Para protegerse de impagos, los bancos establecieron que con el incumplimiento de pocas cuotas, incluso de una sola, se daba por vencido el plazo para el pago del crédito y con ello procedían a la ejecución de la hipoteca.

Este tipo de cláusulas fueron declaradas abusivas, y además la Ley hipotecaria de junio de 2019, estableció criterios estrictos para proceder al vencimiento anticipado.

Gastos de la hipoteca

Es bastante probable que esta cláusula se encuentre presente en todo contrato hipotecario. Dicha condición, obligaba al consumidor a asumir por completo los gastos asociados a la escritura del préstamo hipotecario. De este modo, la gestoría, tasación, notaría y Registro debía ser pagado por el cliente.

En el año 2015, el Tribunal Supremo la declaró abusiva por considerar que también existe un interés de los bancos en que se escriture la hipoteca. Por tanto, deben abonar una parte de los costes.

¡Cuente con la mejor asesoría inmobiliaria!

No dude en contactarnos, le asesoraremos en cada paso del camino de su crédito hipotecario. De esta manera, no tendrá que enfrentarse a las terribles consecuencias de las cláusulas abusivas y en caso de que se presenten defenderemos sus intereses ante las instancias correspondientes.

Contacta con nuestro equipo de laboral
Volver arriba
Abrir chat